ansiedadyestres-articulo

Las personas cada vez padecemos más ansiedad y estrés y nos irritamos más fácilmente. Vivimos en la sociedad de las prisas, donde hay que aprovechar el tiempo al máximo. Sentimos frustración, miedos y preocupación que nos lleva a estados de angustia y ansiedad. Hasta los más pequeños sufren el estrés. Los niños hoy por hoy hacen muchas actividades extraescolares, cuando lo que tendrían que hacer en realidad es jugar. Nos exigimos más y más sin darnos cuenta que estamos en una rueda de infelicidad.

La ansiedad y estrés son dos estados que aceptamos como algo normal en la vida actual.

Si preguntamos a un amigo como le van las cosas, seguro que la respuesta es: “bien, bien, pero que estrés…voy muy atareado con todo” o “es que no puedo más y no llego a más”. El mundo exige: en el trabajo todo lo tenemos que hacer perfecto y rápido; en la familia, la pareja, la casa, los niños, todo tiene que estar organizado con el tiempo justo para poder cumplir con la rutina diaria y gozar de una vida familiar y social. Las personas llegan a la consulta agotadas y algunos hasta han perdido la ilusión por las cosas de la vida.

estres - tensión física

Si pensamos en el significado, el estrés sería un sentimiento de tensión física o emocional que puede venir de cualquier situación o pensamiento que haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso. El estrés es necesario porque a veces nos da el punto de motivación para realizar las tareas diarias con agilidad, pero cuando se intensifica y los síntomas son prolongados, como por ejemplo de irritabilidad, arrebatos de ira, palpitaciones, cefaleas, insomnio o simplemente una sensación continua de culpabilidad de no llegar a hacer todo lo que debería, hay que reaccionar y tratarlo, antes que el agua desborde del vaso y el estrés se convierta en un estado de ansiedad.

ansiedad - miedo

La ansiedad es un sentimiento de miedo, desasosiego y preocupación que forma parte de la condición humana para afrontar situaciones de peligro. La ansiedad es una respuesta para el estrés. Al ser demasiado intensa, la ansiedad puede convertirse en un trastorno ansioso, una fuente de sufrimiento que es necesario controlar. Cada uno canaliza su ansiedad en una forma: uno come en exceso, otro bebe, otro no sabe estar quieto y hace cosas sin control e incluso otros no dicen nada y sufren interiorizando todo el malestar que sienten. ¿Resultado? Uno se engorda y otro corre peligro de caer en el alcoholismo, unos explotan en un momento dado por agotamiento y otros cogen fuertes depresiones.

En los últimos años los problemas económicos y pérdida de trabajo entre otros han generado mucho mal y todos estamos más preocupados. Uno tiene miedos sobre su futuro y el de su familia, lo cual se ve reflejado en el aumento de los casos de ansiedad y estrés. Evidentemente hay diferentes niveles de ansiedad: trastorno de ansiedad generalizado, trastorno de pánico, trastorno obsesivo – compulsivo, trastorno de estrés postraumático y fobia social, por ejemplo. Hay que reaccionar ante los primeros síntomas, antes que la ansiedad se convierte en un estado más complicado a solucionar o nos lleve a la depresión.

¿Cómo interpretamos en MTC los trastornos psico-emocionales?

Para la MTC los trastornos psico-emocionales son manifestaciones de un desajuste energético del organismo en su respuesta a factores como el medio ambiente, la condición emocional o el modo de vida. El trastorno psico-emocional puede manifestarse con estados nerviosos, con la sensación de no poder cumplir con sus responsabilidades, sensación de ansiedad, de depresión y muchas veces acompañado de insomnio y palpitaciones que indican que el Shen está alterado.

También es necesario tomar acciones o decisiones sobre lo que ha llevado la persona a esa situación de ansiedad y estrés. Es decir, la MTC ayuda a la persona a equilibrar su organismo para que sea capaz de tomar las decisiones necesarias y salir de la situación ansiosa o a veces, simplemente ver la situación desde otro punto de vista.

emociones en MTC

Las emociones resultan nocivas cuando se experimentan en exceso o durante demasiado tiempo y los factores emocionales son una parte importante de las causas que originan las enfermedades y suelen ser el principal factor para la ansiedad. Todos sabemos que pensamientos y experiencias negativos atraen más cosas, así que cuanto antes paremos la rueda más equilibrados estaremos y más cosas positivas podrán surgir.

Cualquier emoción puede generar un estancamiento de Qi inicialmente. Si éste dura un tiempo, el estancamiento genera calor que por su parte daña la Sangre y el Yin. El calor agita la mente y genera ansiedad y de la misma forma lo hace la insuficiencia de Sangre y Yin. El estancamiento de Qi e insuficiencia de Qi también pueden generar flema que obstruye la mente y produce ansiedad y muchas veces llega a producir ataques de pánico más graves.

ansiedad

En la práctica, la sintomatología se suele mezclar, pero siempre hay síntomas que por encima de otros nos pueden indicar que órgano/s está/n más desequilibrado/s y deberían ser el enfoque para el tratamiento.

Hígado: persona perfeccionista, exigente, también se preocupa fácilmente, insatisfacción con los propios logros, persona nerviosa, aparte de los síntomas típicos de Hígado: irritable, cambios de humor, tensión muscular en especial en la zona escapular, cefaleas, pulso tenso o cuerda, cara enrojecida, zumbidos en los oídos, hipertensión arterial, alternancia diarrea – estreñimiento.

Corazón: palpitaciones, opresión torácica, intranquila, nerviosa, realiza movimientos rápidos, insomnio…

Bazo: reflexión excesiva, dar vueltas a las cosas, preocupación obsesiva de las cosas persona sobreprotectora, ignorancia de propias necesidades en frente a otros, aparte de los síntomas típicos de Bazo: problemas digestivas, hinchazón abdominal, ganas a comer dulce…

Pulmón: tristeza, incapacidad de no dejar ir el pasado, propensión al llanto, respiración corta, disnea, palidez, voz débil, cansancio, fatiga, no tener ganas a hablar, tos “débil, seca”…

Riñón: preocupaciones, miedos, persona asustada que siempre temerá lo peor, una persona pesimista con sentido de culpa, aparte los síntomas típicos de Riñón: dolor lumbar y rodillas, problemas óseas y de memoria, falta de apetito sexual, lengua pálida y pulso débil.

Tratar la ansiedad y estrés con fitoterapia china tradicional

En las siguientes tablas encontramos las fórmulas Fitoki que contienen las sustancias sedantes principales con acción directa sobre el Shen:

[table id=4 /]

Amplia esta información con vídeos AQUÍ

A parte de estás formulas podemos también usar otras fórmulas para tratar diferentes síntomas psico-emocionales, según la diferenciación de síndromes.

[table id=5 /]

Cuando parece que no podemos seguir más con la continua lucha y esfuerzo que la actual sociedad nos pide, estaría bien recordar que la naturaleza tiene mucha sabiduría y nos puede ayudar a relativizar las cosas. A veces nos bloqueamos porque no sabemos fluir con las energías, hay que saber cuando dejar ir ciertas cosas que ya no nos traen felicidad.

La naturaleza sigue sus ciclos, todo a su tiempo y lo mismo deberíamos hacer nosotros también.

Lo que hay ahora no es para siempre, la vida cambia y las cosas cambian. Tenemos que ser flexibles y dejar que las cosas fluyan a su ritmo, como dijo Bruce Lee “Be water my friend”.

Bibliografía:

  • Garay, C., 2012, Apuntes de la asignatura “Tratamiento Integrado”, ISMET.
  • Garay, C.,  Méndez-Pendavis, C., Richard, T.,  Sales, J., Compendio de Fitoterapia China para el profesional de la Medicina Tradicional China, FITOKI 2010.
  • Garay,C. y Richard,T., Apuntes de los seminarios: “Tratamiento de los trastornos de Shen y Psique con Fitoterapia China y  Tratamiento del Shen con fitoterapia china para Acupuntores”, Fitoki, 2012-2013.
  • Maciocia., G., 2009, La práctica de la medicina china, el tratamiento de las enfermedades con acupuntura y fitoterapia china, Elsevier 2009

Por Paivi Linna, terapeuta de la medicina china y técnico Fitoki